Revelamos los secretos de los diferentes sabores culinarios de cada país

Autor: admin

Cebolla frita crujiente, guarnición perfecta

Una de las cosas que me gustan es acompañar una buena ensalada o una hamburguesa con la cebolla frita crujiente del Mercadona. Como no tenía el otro día miré como hacerla y no puede ser más fácil os lo garantizo, además he visto que la que se compra lleva mucho conservante y esta más natural no puede ser.

Ahora la podemos encontrar en cualquier supermercado, pero recuerdo que hace años el único sitio donde la vendían era en Ikea, y se compraba por bolsas de kilo, estaba increíble.
Para hacer esta receta únicamente tendréis que usar dos ingredientes y ya, es una receta fácil y deliciosa.

La cebolla frita crujiente es perfecta para acompañar algunas ensaladas como esta ensalada de ahumados o una buena ensalada de manzana, así como hamburguesas de carne, hamburguesa de pescado o incluso esta hamburguesa vegana de champiñones.

La cebolla es para mí, el ingrediente más importante en la cocina española. Con el puedes hacer miles de recetas como sopa de cebolla, tortilla de cebolla, aros de cebolla crujientes o como no, cebolla caramelizada como guarnición, delicioso.

INGREDIENTES PARA HACER CEBOLLA FRITA CRUJIENTE
1 cebolla dulce (es importante que sea dulce)
Harina de maicena
Sal
Aceite de oliva virgen extra
CÓMO HACER CEBOLLA FRITA CRUJIENTE
1.- Comenzamos cortando la cebolla en brunoise. Este tipo de corte es el típico en pequeños cuadraditos.

2.- Cortamos la cebolla a la mitad, hacemos cortes sin llegar hasta el final y seguidamente cortamos la cebolla. Saldrán todos los trozos iguales.

3.- La ponemos en un túper, ponemos un poco de sal y una cucharada de harina de maicena. Cerramos el túper y revolvemos bien para que se impregne toda la cebolla. Esto es lo que hará que se quede crujiente.

4.- En una sarten colocamos aceite de oliva y lo ponemos a fuego fuerte. Incorporamos la cebolla retirando todo el exceso de Maizena.

5.- La freímos en varias partes ya que se puede quemar muy rápido.

6.- Una vez frita y dorada, la sacamos a un papel absorbente y luego la dejamos enfriar. Cogerá un toque crujiente al enfriarse increíble.
Se puede conservar fácilmente un par de semanas en la nevera.

Filloas gallegas, receta tradicional

Las filloas gallegas de leche son una receta de postre típico de Galicia, primas hermanas de las crepes francesas. Como comentaré a continuación la receta tradicional de filloas se hace con sangre, aunque en esta receta veréis las filloas de leche.

Esta receta se diferencia de las crepes en que lleva en su masa anís seco, un licor que se usa mucho en los postres como para hacer rosquillas de anís o mona de pascua entre otros muchos.

Lo bueno de este postre es que es realmente fácil y rápido de hacer si disponemos de todos los ingredientes. Personalmente me encanta tomarlas solas con un poco de azúcar glas por encima, aunque hay miles de toppings diferentes para aderezar nuestras filloas.

FILLOAS DE SANGRE TRADICIONALES, ALGO DIFERENTE
He de decir que la receta tradicional son filloas de sangre, como lo oyes. Yo personalmente no las he probado nunca, pero estas se realizan con sangre de cerdo. Es muy típico en Galicia, pero actualmente muchas personas no les gusta mucho y prefieren las filloas dulces, aunque como siempre digo para gustos los colores.

FILLOAS DE CARNAVAL
En carnaval tenemos cientos de postres en cada región, pero he decir que creo que las que mas tiene es Galicia. En carnaval podemos consumir otro de mis postres preferidos, las orejas de carnaval (se asemeja a la oreja de cerdo, pero dulce) o por ejemplo también las flores de carnaval. Este dulce se hace en Galicia y también en Extremadura y Castilla y León, son realmente deliciosas.

DULCES TRADICIONALES
Si hablamos de dulces tradicionales, cada comunidad, cada región, cada municipio tiene el suyo. Yo tengo varios favoritos. Mi preferido es la quesada de Cantabria, jugosas y con un sabor a canela deliciosos, seguidamente diría que es el tocinillo de cielo, este se realiza ya a nivel nacional y como no mencionar los pestiños, un dulce muy típico de Andalucía.